CRÉDITO ISLAMICO ENTRE PARTICULARES

CRÉDITO ISLAMICO ENTRE PARTICULARES

PRÉSTAMO ISLAMICO ENTRE PARTICULARES CRÉDITO HALAL FINANZA ISLAMICA PRESTAMISTAS PARTICULARES

El crédito islámico entre particulares es, por definición, un financiamiento halal otorgado por un prestamista islámico privado o un inversionista privado islámico y destinado a un prestatario que desea aplicar los principios de las finanzas islámicas.

El préstamo islámico entre particulares está dedicado a personas musulmanas y no musulmanas, así como a empresarios musulmanes o no a acceder a la financiación mediante la aplicación de la sharia islámica.

El crédito islámico entre individuos es una solución que ofrece un inversor musulmán a un prestatario musulmán o no musulmán en el contexto de las finanzas islámicas.

El préstamo islámico privado tiene la peculiaridad de no aplicar tasas de interés, porque la Sharia islámica los considera prohibidos (Haram) y más bien utilizan el concepto de participación en las ganancias y pérdidas entre el prestamista y el prestatario.

El crédito islámico entre particulares tiene características específicas que van más allá de la ausencia de pagos de intereses, porque las finanzas islámicas prohíben cualquier financiamiento para la especulación o para productos y servicios prohibidos por la religión.

El préstamo islámico entre particulares tiene grandes ventajas, como el hecho de que el prestamista privado islámico que financia un proyecto halal no cobrará intereses, sino que compartirá con el prestatario las ganancias y las pérdidas.

El crédito halal entre individuos debe cumplir con reglas específicas en el contexto del financiamiento ético en el contexto del financiamiento islámico que no solo prohíbe la prohibición de intereses sino que no autoriza la especulación o el uso del dinero en zonas poco éticas

La ventaja del préstamo halal entre individuos es que el inversionista o prestamista musulmán no explota la difícil situación de un prestatario musulmán o no musulmán para cobrar tarifas o comisiones exageradas.

El financiamiento islámico de una persona privada musulmana a menudo se lleva a cabo también en un contexto social o el crédito puede tomar la forma de una inversión que contribuye a la inclusión social del solicitante para financiar cualquier religión.